El programa Educación Responsable en la jornada de mejor de la convivencia y prevención del acoso escolar del IES Miguel Hernández de Alhama de Murcia

El IES Miguel Hernández es un centro público ubicado en Alhama de Murcia en el que se imparten las enseñanzas de educación secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional, y en el que están escolarizados más de 900 alumnos. Es un centro muy activo y comprometido con la educación que presta a su alumnado; prueba de ello son los numerosos proyectos que está desarrollando, como el Proyecto 50/50, Corresponsales juveniles, Antártica, Culturaula,… y, como no, Educación Responsable, siendo éste su segundo año en el programa.

EL centro incluyó entre las actividades complementarias del curso 2017-2018, la organización de una jornada para la mejora de la convivencia y la prevención del acoso escolar, a celebrar el 2 de mayo. La violencia escolar es uno de los problemas sociales que más preocupación han suscitado en los últimos tiempos y con la intención de dar visibilidad a este problema, en esa fecha, se celebra el Día Mundial contra el Acoso Escolar.

En una de las reuniones de seguimiento que el Equipo de Educación Responsable de la Consejería de Educación de Murcia realizó al centro, nos propusieron colaborar en dicha Jornadas con alguna actividad vinculada al programa de Educación Responsable.

La actividad se realizará con todos los alumnos del primer curso de la ESO, nada menos que 120 alumnos de cinco grupos distintos. Como la actividad estaría enmarcada dentro del día contra el acoso escolar, teníamos muy claro desde el principio que tenía que ser una actividad en positivo; que les hiciera reflexionar y poder generar en ellos un pequeño cambio.

Así que nos pusimos manos a la obra, y después de buscar entre las actividades del Banco de Herramientas de Secundaria, seleccionamos la de No te fallaré, que trabaja las variables de empatía, habilidades de interacción, autoestima y valores universales. En realidad, como solo teníamos 40 minutos en cada grupo, decidimos utilizar la actividad de base incorporando algunas variaciones, e incluyendo en su desarrollo las acciones “VER, HABLAR y HACER”.

La actividad consistió en:

1.       Presentación y establecimiento de los límites de la actividad.

2.       Visionado del video “No te fallaré”   

3.       ¿Qué habéis sentido?. Importancia de las relaciones, la empatía, y la comunicación no verbal.

4.       Canción “Alegría” del Circo del Sol. Con varias consignas, mirarnos a los ojos, darnos la mano, un abrazo y por ultimo un abrazo toda la clase.

5.       Reflexión conjunta sobre esta frase “los girasoles miran la sol, los días nublados se miran unos otros, seamos girasoles”.

6.       Producción.  Cada uno escribiría en un pétalo “¿qué le puedo yo ofrecer al otro?”.

La actividad la repetimos cuatro veces y en todas ellas fue distinta. Nos fuimos adaptando  a los grupos y nos fuimos muy satisfechas. Pudimos ver que todos ya habían realizado un trabajo previo en el centro, todos sabían la “teoría“, como nos relataban muy bien, aunque de alguna manera nos explicaban que no sabían por qué se dejaban llevan por el grupo y a veces hacían cosas que no debían.

El video les impactó mucho. En todos los grupos se hizo un gran silencio, y esto ya es difícil con alumnos de la ESO. Se quedaron pensativos. ¿Cómo reaccionaríais si os pasara una situación así? ¿Habéis ayudado a algún familiar o amigo que lo ha pasado mal? ¿Cómo los ayudabais? Fueron muy enriquecedores los comentarios, la mayoría se mostraban abiertos, al principio con risas, pero poco a poco se centraban en lo que estábamos haciendo.

Cuando explicamos la empatía, hicimos un pequeño rol play donde realizábamos dos situaciones de forma muy breve, pero con mucho teatro (¡menudas actrices!, ¡en este trabajo tenemos que darlo todo!).  Le explicábamos que un familiar estaba muy enfermo. En la primera situación Pepa me decía que no me preocupara que a ella ya le había  pasado ya y que se resolvería. Y en la segunda me consolaba, primero me tocaba el hombro y luego me daba un abrazo. Fue sorprendente como un alumno nos dijo, claro “pero es que vosotras ya tenéis vínculo”. Este alumno dio en el clavo...cuando conocemos al otro, cuando tenemos vínculo es mucho más fácil ser empático y poder ayudarlo, convivir y resolver conflictos. Esa es la clave para mejorar la convivencia, que los alumnos se conozcan, que tengan vínculos. Así es mucho más difícil que se produzcan situaciones como el acoso escolar. Este alumno de forma muy breve nos explicó a todos que debemos hacer para prevenir el acoso.

A modo de conclusión, destacar que la experiencia fue muy positiva. Los alumnos de todos los grupos entraron en la actividad, por medio de ella explicaron cómo se sentían, definieron si su clase estaba cohesionada o no, y al finalizar nos dijeron una palabra para cerrar: felicidad, cariño, afecto, empatía, calma, buenos ratos, seguridad…... Y todos juntos bajamos a poner cada uno su pétalo en unos girasoles gigantes que dejamos en la entrada de uno de los pasillos del centro para que cada vez que pasen por allí puedan recordar todo lo que trabajamos y sentimos ese día.

Y nosotras muy contentas de compartir ese día con los grandes profesionales que trabajan cada día en eses centro: con Adolfo el director, con Juana, con Mamen, con Paqui, y todos los miembros del equipo de Educación Responsable que están en ese centro. Gracias a todos por compartir ese día!.

 

Soledad Martínez Marín y Pepa Rocha Medina

Programa Educación Responsable Región de Murcia

Consejería de Educación. Juventud y Deportes. Gobierno de Murcia.