CAMINANDO CON LAS EMOCIONES

Éste es nuestro cole, un colegio pequeño, en un pueblo pequeño pero muy conocido de la provincia de La Coruña donde los profes tenemos muchas inquietudes y estamos siempre enzarzados en nuevos proyectos.

Hace años, a raíz de un curso de formación, empezamos con nuestros primeros pasos en Educación Emocional en la etapa de Educación Infantil y observamos que era un tipo de educación diferente, más motivadora, que mejoraba el clima del aula, que los pequeños conflictos cotidianos se gestionaban y se resolvían. Al pasar a Primaria estos alumnos y alumnas, observamos que los nuevos matriculados (recibimos niños y niñas de escuelas unitarias) se sorprendían de la dinámica del aula en ciertos momentos en cuanto a habilidades sociales, relación entre iguales, reconocimiento y gestión de emociones.

Nos pareció oportuno crear un grupo de trabajo de profesores para formarnos en Educación Emocional y partiendo de la base de que algunas de las compañeras estaban familiarizadas con estos temas y la ayuda del CAFI comenzamos nuestros talleres. Reconocimos las emociones en nosotros mismos, fuimos conscientes de cómo damos respuesta a esas emociones, del por qué me siento así y cómo actúo ante ellas. Fuimos trasladando todo esto al aula y observamos lo que sucedía: ante conflictos, situaciones que nos desbordaban y faltas de atención de nuestros alumnos/as, buscábamos la “varita mágica” que nos resolviera.

Durante el año siguiente dimos acceso a profes de otros colegios en nuestro grupo, con los que nos adentramos en el proceso de gestión de las emociones.

Al mismo tiempo creamos un espacio al que llamamos “Encontros para medrar emocionalmente xuntos familia e escola” porque vimos la necesidad de incluir de alguna forma a las familias y compartir con ellas nuestras experiencias en el aula, que por otra parte lo venían proponiendo a través de las tutorías y sus preguntas surgidas de las conversaciones con sus hijos e hijas. Como la temática de los Encuentros es el mundo de las emociones, la confidencialidad y el compromiso fueron las premisas principales para que este grupo funcionase creándose así un espacio de confianza mutua, donde somos todos iguales, nadie enseña a nadie, no se juzga, solo expresamos y compartimos nuestras vivencias y experiencias. Los profesores sólo secuencian y guían la sesión.

A la par seguimos formándonos en el grupo de trabajo de profesorado y facilitamos herramientas a los niños para poder gestionar sus emociones. Partieron de este grupo actividades que se llevaban al aula y se ponían en práctica para la puesta en común en las sesiones de formación y observar qué nos pasaba, en que nos atascábamos y cómo y desde dónde retomábamos las actividades. Observamos cómo dependiendo de nuestro estado emocional y el lugar que, como docente ocupas en el aula, la clase se desarrolla de forma diferente. Lo mismo sucede con los niños y debemos tenerlo siempre en cuenta. 

A punto de terminar el segundo año llegó a nosotros y nosotras la información del programa de Educación Responsable por parte del Equipo Directivo, lo que nos hizo pensar que sería una buena forma de poder extender esta iniciativa al resto de la comunidad educativa del centro.

Durante este curso escolar 2017/18 formamos parte de la Red de Centros de Educación Responsable.
Es nuestro primer año en el programa ER, el grupo de trabajo de profesores dio paso a reuniones periódicas del equipo de Educación Responsable. Realizamos una al mes para programar y comprobar que los recursos "marchan" según lo previsto. Estamos aplicando todos los recursos. Ana Mª Villar es la persona referente del equipo directivo. Rosario Villar, Belén Casal y M.Isabel Oliveira (coordinadora ER en el centro) se encargan del Banco de Herramientas. Silvia Sanmartín y el Mago de la Palabra están intrigando a los niños con su chistera, sus cartas y el cuento que nos contará en breve.. en el recurso de Lectura y Emociones. Sol García el recurso de Literatura, Emociones y Creatividad en Primaria. Para el Coro de las Emociones tenemos a Nuria de León y Olalla Mallo preparadas. El recurso de Reflejarte se está aplicando en un aula de 3º con la profesora Benedicta Sandá.

Como imaginamos está ocurriendo en el resto de centros de la Red ER, en el recurso de artes plásticas, comenzaron mostrando y dialogando sobre objetos heredados que tienen en casa. ¡Hay historias muy curiosas! Cada uno hizo el árbol genealógico de ese objeto para proseguir con un acercamiento a la vida y obra de Julie Mehretu. Tras un torbellino de ideas sobre el tema que podían tratar en el cuadro que finalmente elaboraron, se realizó una votación para seleccionar el más votado: "la pobreza infantil". Se formaron cuatro grupos de trabajo en el que se fueron ubicando los niños (ellos mismos), según lo que consideraron que se les daba mejor. Explicaron lo que querían reflejar en cada "capa" que iban a elaborar y... ¡manos a la obra! Les quedó un cuadro precioso, no solo por vistoso, por utilizar las técnicas de Julie sino porque fue un trabajo colectivo, consensuado, integrador y con muy buenos argumentos para su realización. Los niños demostraron empatía, habilidades sociales, el ponerse en el lugar del otro. Aportaron causas y posibles soluciones, ... Están deseando que llegue el día 23 de febrero para poder exponerlo en Santiago de Compostela en la Ciudad de la Cultura junto con los elaborados en otros colegios de la Red de Centros Educación Responsable. ¡Qué nervios a la hora de grabar el vídeo explicando el proceso! Fue un gran trabajo realizado por nuestra compañera Benedicta.

Somos nueve profes responsables de recursos pero hay más profesores implicados que están entusiasmados con los razonamientos de los niños y cómo colaboran en las actividades. Como veis, todo el equipo docente, en su mayoría se está iniciando en el "trabajo con las emociones" y están gratamente sorprendidos de la implicación y entusiasmo de los niños, de su confianza al sentir y expresar sus emociones. Las clases son más "vivas", dinámicas y sorprendentes por enriquecedoras. 

Fortalezas del camino y pasos a seguir...

Los Encuentros entre profesorado y familia siguen en la misma línea con nuevos retos pues al hacer la evaluación final del curso 2016-2017 las familias nos “exigieron” seguir con los mismos, tener algún ponente más, alguna sesión conjunta padres/madres-hijos/as-profes y la gestión de las emociones básicas. Tenemos nuestro espacio de diálogo con las familias, donde expresar inquietudes y experiencias. Observamos que en el ámbito familiar también se evolucionó para mejor, las madres/padres expresan su satisfacción por comprender las reacciones de sus hijos/as en determinadas situaciones y admiten que ahora las gestionan de otra forma, dialogan entre ellos sobre los recursos que utilizan y los resultados que van obteniendo. Es más, no podemos “saltarnos “ningún mes sin reunión.

Los profesores seguimos formándonos, investigando día a día en el aula, compartiendo y buscando nuevos caminos pues el mundo emocional es muy amplio y tenemos que tener herramientas variadas para poder atender a todo ese mundo interior que tenemos y que precisa ser observado, escuchado, expresado y gestionado.

Hay un antes y un despues en nuestro día a día en las aulas y la repercusión de nuestro trabajo en la dinámica general de las clases: muchos más profesores implicados, nuestros alumnos/as poseen y utilizan más recursos para gestionar sus emociones, aumentaron su vocabulario “emocional”, son más asertivos y empáticos, el grupo se fortalece en sus relaciones diarias, están más calmados y centrados, el aprendizaje fluye más naturalmente, hay más apoyos entre iguales de forma espontánea, se tiene más en cuenta al otro, se sienten más confiados por lo que su autoestima y seguridad en sí mismos se ve reforzada.

Estamos aplicando algunas técnicas de mindfulness al inicio y al final de cada sesión tanto con los niños/as como con los adultos; son actividades de relajación, concienciación de la respiración, concienciación corporal y concentración.

Confiamos en seguir aprendiendo y contagiando esta inquietud a más personas porque somos muy conscientes de que sin emoción no hay aprendizaje y si cargamos con una mochila demasiado pesada de emociones sin resolver, es muy difícil “estar” con el aquí y el ahora.


Equipo docente del Ceip Flavia, Padrón. A Coruña. (Galicia)