Los docentes habéis tenido que trabajar a contrarreloj por el cierre de las aulas y enfrentaros a un montón de interrogantes en esta situación de confinamiento... ¿Qué nuevos retos personales y metodológicos has afrontado en esta etapa de enseñanza a distancia?

Cuéntanos alguna/s iniciativa/s creativa/s que has tenido que poner en marcha.

Dentro de las actividades de ER, este año, retomábamos la actividad realiza tres años atrás, con la presencia en nuestro colegio de la escritora Marisa López Soria y la lectura de varios de sus libros.

Antes del 13 de marzo los niños empezaron a hacer las lecturas y preparar el recibimiento de la escritora previsto para el 20 de abril.

Luego, pasó lo que pasó: incertidumbre, desasosiego, inquietud…

Desde la biblioteca del colegio nos agarramos a esta propuesta de actividades, y empezamos a ponerla en marcha de una forma bastante diferente a la que estábamos acostumbrados. Publicamos 14 boletines informativos, desde el 23 de marzo al 30 de abril. Al principio los publicamos, de manera “rudimentaria”, subiéndolos a los grupos de WhatsApp de los tramos y de ahí cada tutor a los correos de las familias, al final desde las  Classroom de cada uno de los grupos. Parece mentira lo que avanzamos algunos, en el manejo de herramientas   informática, en esos días.

Publicamos estos sencillos boletines, a los que se “engancharon” bastantes alumnos y sus familias, unos motivados por un concurso de adivinanzas que incluimos y otros deseosos de aportar sus experiencias en estos días tan extraños, mediante dibujos, manualidades, redacciones o poesías. (Podéis visitar nuestra web y disfrutar también en nuestra biblioteca).

 

Esta situación inédita a nivel social nos ha demandado poner en juego lo que somos. ¿Qué aspectos emocionales del alumnado te han llamado más la atención? 

Llama la atención en la actitud de los niños la aceptación de la situación sin apenas dificultad. Los cambios para ellos han sido tremendos, sin embargo, ante el bombardeo de noticias, de comentarios, ante la actitud fatalista de los adultos, los niños, no han necesitado complicadas explicaciones, lo tenían claro: - “nos quedamos en casa”, “ahora trabajamos de otra manera”.

Abriendo miras hacia la comunidad educativa, ¿cómo está siendo el papel de la familia? 

Las familias han jugado un papel determinante, sabemos que muchas de ellas han tenido dificultades, de salud y sobre todo dificultades económicas. Pero la mayoría de ellas se ha volcado en la atención de los niños, en todos los sentidos.

 

Coméntanos alguna ventaja de esta situación excepcional que favorezca el proceso de aprendizaje y crecimiento personal del alumnado, de las familias y en ti mismo como docente. 

De todo se aprende, y esta situación, desde luego, está siendo una gran lección. Como personas creo que nos ha servido para reorganizar nuestras prioridades. A nivel social y profesional, el uso habitual de nuevas herramientas, ya sabíamos que estaban y conocíamos sus ventajas, pero hemos necesitado quedarnos sin las de siempre, para agarrarnos a ellas con verdadera fruición.

 

El programa Educación Responsable trabaja el desarrollo emocional, social y creativo.  ¿Crees que estos aspectos están contribuyendo para afrontar la situación? ¿De qué manera? ¿Nos puedes dar algún ejemplo que haya sido evidente desde que empezamos el confinamiento?

A nivel emocional, social y creativo, yo veo esta situación como “un examen sin previo aviso y sin haber dado parte de la materia”, pero que después de los primeros momentos de incertidumbre estamos resolviendo, mejor o peor, tirando de nuestro bagaje, de nuestra creatividad, de esas fortalezas que estaban ahí y nunca antes habíamos necesitado.

 

Habitualmente en clase, la planificación y la improvisación juegan un papel clave. Si tuvieras que recomendar a alguien cómo vivir una situación tan desafiante a nivel profesional en el futuro... ¿qué le recomendarías? ¡Envíale un mensaje de apoyo! 

A los maestros nos gusta decir que la grandeza de nuestro trabajo no está en lo que enseñamos, está en lo que aprendemos, y por si alguien tenía dudas y no lo veía, inmerso en la rutina diaria, nos ha llegado esta situación para demostrarnos que es verdad.

Una frase para compartir: “Si ya nada es lo mismo, entre todos podemos hacer que sea mejor”.

 

Ahora nos gustaría que, para finalizar, formularas una pregunta a un docente de la Red de Centros ER. ¿Qué le preguntarías? 

Y en consecuencia me gustaría saber si están de acuerdo:

“Si ya nada es lo mismo, ¿crees que entre todos podemos hacer que sea mejor?