Los docentes habéis tenido que trabajar a contrarreloj por el cierre de las aulas y enfrentaros a un montón de interrogantes en esta situación de confinamiento... ¿Qué nuevos retos personales y metodológicos has afrontado en esta etapa de enseñanza a distancia?

La incertidumbre inicial, ha sido lo más complicado, no tener unas instrucciones claras sobre muchos aspectos que afectan no solo a los docentes sino a los alumnos y sus familias, fue de lo más complicado. Después enfrentarte al reto tecnológico, creo que aunque conocemos y conocíamos herramientas, no estábamos preparados para un montaje tecnológico de estas características y en un tiempo tan corto de tiempo, con lo cual ese ha sido mi gran reto tanto personal como  metodológico: reinventarse, abrir ventanas emocionales dentro de una enseñanza on line intentando no perder la esencia del afecto, la cercanía, el juego, la creatividad…, en fin lo que hacemos cada día con nuestros alumnos de forma cotidiana pero ahora desde la “distancia física”.

Cuéntanos alguna/s iniciativa/s creativa/s que has tenido que poner en marcha.

Rediseñar, una programación que estaba hecha y estructurada para la enseñanza presencial, a un tipo de enseñanza-aprendizaje a distancia, estableciendo nuevos canales y vías de comunicación, intentado en todo momento que las actividades propuestas sean lo más atractivas posibles, buscando y creando recursos.

Grabar vídeos a los alumnos y compartir esas experiencias con sus familias y con mi familia propia, ha sido y está siendo un aprendizaje constante y una oportunidad de compartir y vivenciar todos juntos desde el respeto y el cariño como la gran Comunidad Educativa que somos.

 

Esta situación inédita a nivel social nos ha demandado poner en juego lo que somos. ¿Qué aspectos emocionales del alumnado te han llamado más la atención? 

Los niños son los grandes protagonistas, nos dan lecciones de vida en cada momento, y esta situación no ha hecho otra cosa que ponerlo aun más si cabe de manifiesto. Tienen una capacidad de adaptación brutal, de aceptación, un mundo interior tan sorprendente que dan luz donde los adultos sólo vemos sombras. Tenemos grandes maestros y maestras, en casa y si alguien aún no lo ha visto, seguro que en este confinamiento ha tenido la gran suerte de vivirlo.

Abriendo miras hacia la comunidad educativa, ¿cómo está siendo el papel de la familia? 

El papel de la familia es complejo y esencial. No hay que olvidar que cada familia tiene una casuística diferente, de ahí su complejidad, con situaciones emocionales, económicas y sociales muy, muy diversas, que hay que entender, valorar y respetar. Pero por otro lado esta siendo esencial y ejemplar en la mayor parte de los casos, sin el apoyo y la ayuda de las familias no se podría estar dando el soporte educativo que se está haciendo por parte de los docentes, hemos asumido muchos roles a la vez en muy poco tiempo.

 

Coméntanos alguna ventaja de esta situación excepcional que favorezca el proceso de aprendizaje y crecimiento personal del alumnado, de las familias y en ti mismo como docente. 

De todas las situaciones por muy difíciles que parezcan a priori, hay que sacar siempre el lado positivo, y dentro de esta situación excepcional que nos está tocando vivir tanto a nivel personal como profesional, está suponiendo un reto, una oportunidad de enfrentarnos a situaciones que nunca hubiésemos imaginado. Está suponiendo un aprendizaje continuo para todos, a los alumnos, les beneficia en la autonomía, autocontrol y autogestión del aprendizaje, a las familias en la calidad humana y tiempo de dedicación con sus hijos e hijas, tiempo que muchas veces escasea por la cotidianidad del día a día, es un buen momento para compartir, vivenciar y dar ese soporte de abrigo emocional que sólo la familia puede dar blindando confort y seguridad en estos momentos tan atípicos y complicados.

Como docente me sumo a todo lo anterior, y lo completo con el acercamiento a muchos compañeros y compañeras de profesión que estamos compartiendo y estrechando lazos para ayudarnos tanto de forma personal como profesional, compartiendo materiales, ideas, recursos, palabras de aliento y solidaridad, para todos es una situación diferente a la que hay que hacer frente.

 

El programa Educación Responsable trabaja el desarrollo emocional, social y creativo.  ¿Crees que estos aspectos están contribuyendo para afrontar la situación? ¿De qué manera? ¿Nos puedes dar algún ejemplo que haya sido evidente desde que empezamos el confinamiento?

La educación emocional, debe estar presente desde edades tempranas dentro del curriculum educativo, tener una buena educación emocional, es la base para afrontar los desafíos de la Vida y esto que estamos viviendo es un claro ejemplo de ello. Identificar lo que sentimos, empatizar con el dolor o la alegría de los demás, respetar y cuidarnos, primero a nosotros mismos para poder cuidar a otros, forma parte de un crecimiento personal que concretamente se ve reflejado como un objetivo base del Programa Educación Responsable.

La creatividad, estos días, ha sido el sustento de muchas horas encerrados en casa, privados de libertad; se han visto múltiples recursos, en las redes sociales todos ellos, llenos de magia e ilusión, los alumnos, son altamente creativos, sólo que algunos aún no lo saben y necesitan confiar más en sí mismos y de ahí volvemos a la importancia de dotar de estrategias y herramientas para una buena educación emocional. Por naturaleza somos seres sociales, estamos predispuestos a relacionarnos, hemos tenido que seguir con nuestras relaciones, sintiendo el calor de nuestros seres queridos, a través de pantallas, de música, de dibujos, de poemas, de libros, del arte en todas sus versiones … Creo que todo esto evidencia los aspectos antes mencionados.

 

Habitualmente en clase, la planificación y la improvisación juegan un papel clave. Si tuvieras que recomendar a alguien cómo vivir una situación tan desafiante a nivel profesional en el futuro... ¿qué le recomendarías? ¡Envíale un mensaje de apoyo! 

Lo principal es creer en uno mismo. Creer en lo que haces y poner todas las ganas y el empeño en resurgir. Trabajar de forma cooperativa con más compañeros, tener diferentes visiones y no tener miedo a pedir ayuda cuando estamos atascados, que eso pasa muchas veces. No somos perfectos, somos seres humanos, con aciertos y con errores, los errores son oportunidades de aprendizaje y así debemos verlo. Pero, sobre todo, cambiar la mirada y ver más allá de lo marcado legislativamente. Lo primero son los alumnos, que ellos y ellas estén bien emocionalmente, abrirles una ventana para que expresen cómo se sienten en momentos así, sus incertidumbres, establecer diálogos de aprendizaje emocionales, lo académico vendrá solo. Una persona secuestrada por las emociones, sin saber qué hacer con ellas, no puede en absoluto centrarse en nada, por consiguiente, no sirven las plataformas ni recursos on line que les proporcionemos con contenidos de aprendizaje. Primero es la persona en toda su esencia, recordémoslo siempre.

 

Ahora nos gustaría que, para finalizar, formularas una pregunta a un docente de la Red de Centros ER. ¿Qué le preguntarías? 

¿Cuál ha sido el sentimiento más bonito que te ha acompañado estos días?