Los docentes habéis tenido que trabajar a contrarreloj por el cierre de las aulas y enfrentaros a un montón de interrogantes en esta situación de confinamiento... ¿Qué nuevos retos personales y metodológicos has afrontado en esta etapa de enseñanza a distancia?

Pues a nivel tecnológico he puesto en práctica conocimientos que casi tenía olvidados (uso del Aula Virtual) y he descubierto nuevas aplicaciones como Webex que pueden ser útiles para la docencia.

Cuéntanos alguna/s iniciativa/s creativa/s que has tenido que poner en marcha.

Entre las que hemos propuesto las que más me han gustado ha sido que diseñen sus propias mascarillas para enviarlas al hospital como forma de dar ánimo al personal y a los enfermos. Y una que me ha hecho especial ilusión ha sido realizar con los demás compañeros un video para animar a nuestros alumnos.

 

Esta situación inédita a nivel social nos ha demandado poner en juego lo que somos. ¿Qué aspectos emocionales del alumnado te han llamado más la atención? 

Pues lo que más me ha llamado la atención es algo que ya sabía pero que ahora se reafirman, que todas las horas que pasamos juntos nos unen mucho y pese a que somos exigentes y ponemos muchas normas, nos quieren.

Abriendo miras hacia la comunidad educativa, ¿cómo está siendo el papel de la familia? 

En mi opinión, y fijándome en las familias de mi alumnado, me ha sorprendido muy gratamente la colaboración y las ganas que están demostrando. Participan en todas las actividades que enviamos en mayor o menor medida dependiendo de cada situación y nos demuestran continuamente su apoyo.

 

Coméntanos alguna ventaja de esta situación excepcional que favorezca el proceso de aprendizaje y crecimiento personal del alumnado, de las familias y en ti mismo como docente. 

No le veo yo muchas ventajas en el proceso de enseñanza–aprendizaje para mi alumnado. Creo que para alumnos de mayor edad, esta situación, influirá para forzarles a que sean más autónomos, o por lo menos lo intenten.
Respecto a nosotros, por buscarle algo positivo, creo que nos fuerza a mejorar y buscar más opciones para que aquello que les enviemos pueda adaptarse a lo que necesitan, y sobre todo a la situación actual.

 

El programa Educación Responsable trabaja el desarrollo emocional, social y creativo.  ¿Crees que estos aspectos están contribuyendo para afrontar la situación? ¿De qué manera? ¿Nos puedes dar algún ejemplo que haya sido evidente desde que empezamos el confinamiento?

En este sentido poco puedo opinar ya que mis alumnos solo tienen 3 años y no son del todo conscientes de esta situación. Pero en alumnado de final de etapa, supongo podrá sacarle mucho partido a lo hecho hasta ahora.

 

Habitualmente en clase, la planificación y la improvisación juegan un papel clave. Si tuvieras que recomendar a alguien cómo vivir una situación tan desafiante a nivel profesional en el futuro... ¿qué le recomendarías? ¡Envíale un mensaje de apoyo! 

Ten paciencia, no te agobies, intenta sintetizar todo lo que vas a enviar al alumnado. Y crea actividades divertidas y amenas para involucrar a toda la familia.