Los docentes habéis tenido que trabajar a contrarreloj por el cierre de las aulas y enfrentaros a un montón de interrogantes en esta situación de confinamiento... ¿Qué nuevos retos personales y metodológicos has afrontado en esta etapa de enseñanza a distancia?

Buenos días a todas y a todos, soy profesora de matemáticas y coordinadora del programa de Educación Responsable en un centro de educación secundaria de Galicia, concretamente en Cee, pleno corazón de A costa da Morte.

La verdad es que esta etapa supuso un cambio espectacular en nuestras vidas, en la mía muchísimo aunque en este caso me centraré en lo profesional.

Soy una profesora muy activa y dinamizadora en el centro entonces este confinamiento me supuso en primer lugar una angustia terrible al pensar que no iba a tener ese contacto con mi lugar de trabajo. Ahí empecé a trabajar para pensar en cómo iba a sustituir esa dinámica de contacto directo con el alumnado y compañeros…Necesitaba sentir igualmente ese contacto y pienso que lo conseguí.

Cuéntanos alguna/s iniciativa/s creativa/s que has tenido que poner en marcha.

Entre las actividades que realizamos están varios vídeos donde los alumnos y alumnas comparten su momento, su estado de ánimo, cómo se sienten …

Un ejemplo muy bonito es el que aporta la tutora de 3º de ESO que describe lo que siente a través de portadas de libros, os comparto para que lo veáis y escuchéis.

También fueron muy significativos poemas realizados en confinamiento y cartas preciosas que se enviaron a enfermos de covid del hospital comarcal que se encuentra en el mismo pueblo que el instituto. Esta tarea estuvo coordinada por la profesora de lengua castellana responsable de Literatura y emociones.

 

 

Esta situación inédita a nivel social nos ha demandado poner en juego lo que somos. ¿Qué aspectos emocionales del alumnado te han llamado más la atención? 

El contacto con el alumnado puedo decir que lo he recuperado a finales de marzo o principios de abril cuando la consellería de educación nos brindó la posibilidad de usar el servicio de videoconferencia, necesitaba ver al alumnado, tranquilizarlo, verle los ojos y escucharlos, a partir de ahí hay un antes y un después en mi trabajo.

El alumnado está más receptivo a la hora de hacer tareas, de hablar, de expresar sus sentimientos.. El contacto directo y visual con el alumnado y los profesores es fundamental para entender cómo se encuentran sin preguntar.

 

 

El programa Educación Responsable trabaja el desarrollo emocional, social y creativo.  ¿Crees que estos aspectos están contribuyendo para afrontar la situación? ¿De qué manera? ¿Nos puedes dar algún ejemplo que haya sido evidente desde que empezamos el confinamiento?

El hecho de ser tutora y coordinadora de Educación Responsable me tiene en contacto directo con el profesorado de mis alumnos y del proyecto. Es más, he conseguido que compañeros y compañeras no relacionadas con la educación emocional me envíen las tareas que hacen con sus alumnos y alumnas relacionadas con este campo. Cosa que antes no harían.

 

Aquí podéis verme haciendo la broma con el papel higiénico de micrófono al principio del confinamiento.