Los docentes habéis tenido que trabajar a contrarreloj por el cierre de las aulas y enfrentaros a un montón de interrogantes en esta situación de confinamiento... ¿Qué nuevos retos personales y metodológicos has afrontado en esta etapa de enseñanza a distancia? 

Cuéntanos alguna/s iniciativa/s creativa/s que has tenido que poner en marcha. 

Durante este periodo de tiempo, en el que nos hemos visto obligados a cerrar las puertas de nuestros colegios, a decirnos adiós sin abrazos y a empezar a reinventarnos de un día para otro… nuestro centro ha decidido dar la oportunidad a todos los alumnos de dibujar o escribir mensajes de ánimo para toda la sociedad y colgarlos en la página web, donde todos ellos entran a diario. Además, los maestros se han conectado con sus alumnos para hablar de lo que sienten en estos momentos y lo han compartido con todos sus compañeros a través de plataformas.

 

Esta situación inédita a nivel social nos ha demandado poner en juego lo que somos. ¿Qué aspectos emocionales del alumnado te han llamado más la atención? 

Lo que más me ha llamado la atención es las caras de felicidad que los niños tienen cuando nos mandan alguna tarea que requiere foto o vídeo. En muchos casos los niños están disfrutando de una vida al lado de lo que más quieren en este mundo, sus padres y hermanos. Quizás pensemos que están angustiados, hartos etc… pero lo curioso es que muchos de ellos están disfrutando de lo más importante, estar y disfrutar con los papás, aunque hay que tener en cuenta la edad de los niños/as ya que los más mayores sienten la necesidad de salir y compartir con sus amigos las aventuras que a su edad les corresponden. Se sienten vacíos, aunque el móvil les acerca a su ámbito social no es lo mismo.

Abriendo miras hacia la comunidad educativa, ¿cómo está siendo el papel de la familia? 

El papel de la familia está siendo fundamental para mantener el equilibrio emocional en esta situación. Se han convertido en psicólogos, monitores de tiempo libre, cocineros, amos de casa, maestros y además siguen siendo padres. Esta labor es digna de reconocer en tiempos tan difíciles donde ni siquiera tú mismo, eres capaz de controlar este vaivén de emociones.

 

Coméntanos alguna ventaja de esta situación excepcional que favorezca el proceso de aprendizaje y crecimiento personal del alumnado, de las familias y en ti mismo como docente.  

En mi opinión, en esta situación todos nos hemos visto obligados a aprender mucho más sobre la competencia digital (plataformas, dispositivos, videoconferencias). Además, aprenderemos a esperar, algo que habíamos perdido años atrás, la paciencia volverá a formar parte de nuestras vidas y además seremos capaces de dar importancia a las cosas y personas que verdaderamente la tienen y por último, valoraremos de una manera muy diferente.

 

El programa Educación Responsable trabaja el desarrollo emocional, social y creativo.  ¿Crees que estos aspectos están contribuyendo para afrontar la situación? ¿De qué manera? ¿Nos puedes dar algún ejemplo que haya sido evidente desde que empezamos el confinamiento?

En nuestro centro se han visto reforzadas las áreas en las que la creatividad y la educación emocional son protagonistas. El hecho de tener tanto tiempo y de no poder vernos ha hecho que las familias y la escuela se vuelquen a la hora de proponer retos, de mandar vídeos originales y divertidos y por supuesto estamos aprendiendo a crear de la nada, multitud de manualidades. Además desde la biblioteca se elaboran cuentacuentos a través de vídeos donde después se proponen actividades relacionadas con las emociones.

 

Habitualmente en clase, la planificación y la improvisación juegan un papel clave. Si tuvieras que recomendar a alguien cómo vivir una situación tan desafiante a nivel profesional en el futuro... ¿qué le recomendarías? ¡Envíale un mensaje de apoyo!  

Nunca creímos que podríamos, nunca pensamos que seríamos capaces de hacerlo, nunca nadie nos avisó de algo tan desconocido y aún así lo estamos consiguiendo. Ánimo y no pienses, ACTÚA.

 

 

Ahora nos gustaría que, para finalizar, formularas una pregunta a un docente de la Red de Centros ER. ¿Qué le preguntarías?

Me gustaría saber si después de tanta experiencia en la formación de educación emocional te ha servido hoy, como herramienta fundamental, a la hora de hacer frente a esta situación.