LA PATRULLA DEL SERVICIO

CC Torrevelo-Peñalabra (Mogro, Cantabria)

En el colegio hemos trabajado a lo largo del curso el objetivo de formación del servicio. Para desarrollarlo en Educación Infantil hemos ideado la Patrulla del servicio, una manera “plástica” y cercana a los niños de entender este objetivo.

En la patrulla participan todos los niños, cada día hay uno por cada clase. Se les distingue porque ese día llevan un chaleco identificador. De esta manera todos pueden saber quién está “de patrulla”.

 

Uno de nuestros objetivos ha sido el hacer un servicio alegre y que todos los demás lo sientan así. Cada niño sabe que: con mi servicio voy a mejorar el ambiente de mi clase y del colegio, voy a intentar que los demás sean felices, hacer pequeños favores, mostrarles mi afecto para que se sientan muy contentos… porque eso hace el servicio.

Estas son algunas ideas que podrían hacer los patrulleros cada día:

1. Saludo a todos mis compañeros: les recibo y les doy la bienvenida por las mañanas; por las tardes les despido con una gran sonrisa.

2. Ayudo a recoger la clase para que quede muy ordenada antes de salir al recreo.

3. En el recreo estoy atento a mis compañeros, miro que ninguno esté solo. Si alguien está solo o triste le invito a jugar y si necesita algo le ayudo o aviso a la profesora.

4. Si veo papeles por el suelo… los recojo y animo a mis compañeros a hacerlo.

5. Voy después de comer a la capilla para rezar un poquito por las necesidades de los demás.

Todo esto está muy relacionado con los objetivos del programa Educación Responsable, que pretenden que los niños aprendan a identificar sus emociones (saber si están alegres o tristes, sorprendidos o con miedo...) para poder ayudarse a sí mismos y a los demás. De este modo cuando identifiquen las emociones de sus compañeros sabrán ver cómo se sienten, empatizar con ellos y si es posible ayudar. A medida que vayan teniendo pequeños detalles de servicio se darán cuenta del bien que se realiza cuando se hacen cosas por los demás.

Para poder ver al otro es necesario tener autocontrol, para no dejarse llevar siempre por lo que a uno le apetece. Así, poco a poco, van tomando decisiones importantes: ayudar o no a alguien, esperar o no al compañero que está solo, etc. Todo esto les ayuda a desarrollar habilidades sociales y fomentar la creatividad para saber sacar lo mejor de cada compañero.

 

Rocío García Romero y MªLuz Fernández-Escandón Álvarez 

Coordinadoras del CC Torrevelo-Peñalabra (Mogro, Cantabria)