Compartiendo el sueño de Ulises

El mentoring como metodología de aprendizaje

“Ayúdame a hacerlo por mí mismo”.

María Montessori

En la obra la Odisea de Homero, su protagonista Ulises tenía un sueño, ver como su hijo Telémaco se convertía en rey de Ítaca. Cuenta la leyenda que cuando Ulises tiene que partir a la guerra, le pide a su gran amigo Mentor que ayude y guíe a su hijo. Es entonces cuando Mentor tiene que ejercer de consejero y maestro. Su objetivo era que Telémaco llegue a convertirse en un rey sabio, bueno y prudente tal y como soñaba su padre.

Es en esta obra de la mitología griega donde tiene su origen el Mentoring. Una metodología de desarrollo que se fundamenta en la transferencia de conocimiento y en el aprendizaje a través de la experiencia. Y que por tanto tiene aplicación en cualquier ámbito en el que se persiga el aprendizaje.

Se trata de una metodología que tiene como objetivo el desarrollo del potencial de las personas y que se nutre de las aportaciones de diversas disciplinas, como la  biología, medicina, psicología, filosofía, pedagogía, antropología, neurociencia. Una manera de aprender y crecer que:

  • Se basa en la relación entre dos personas y las conversaciones que mantienen. Relación y conversaciones orientadas al aprendizaje.
  • Transmite los conocimientos y experiencia del mentor.  Una persona que guía, estimula, desafía y alienta al mentee (aprendiz), según sus características y necesidades.
  • Ayuda a través de consejos, herramientas y formulación de preguntas que hagan al mentee alcanzar su objetivo y desarrollar todo su potencial
  • Trabaja con procesos estructurados en los que se establece una relación de confianza y aprendizaje mutuo.
  • Desarrolla a las personas y las organizaciones y por tanto aporta beneficios al conjunto de la sociedad.

La propuesta del mentoring a la educación consiste en contribuir a la estrategia de cambio al que se enfrenta, desde hace tiempo, el mundo educativo. Podemos constatarlo a través de ejemplos que aluden a la forma en la que se realiza el proceso de enseñanza- aprendizaje:

  • En La LOMCE se habla de la “necesidad de propiciar las condiciones que permitan el oportuno cambio metodológico de forma que el alumno sea un elemento activo en el proceso de aprendizaje…”
  • Objetivos de Desarrollo Sostenido de Naciones Unidas, el objetivo número 4 habla de garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos.

Aplicado al ámbito educativo, el mentoring favorece el aprendizaje significativo, tanto individual como organizacional. Y genera una relación de aprendizaje mutuo, en la que el protagonista es el MENTEE (el alumno) y el profesor es el MENTOR.

 

Algunos beneficios para el alumno (mentee):

  • Potencia el proceso de aprendizaje y desarrollo de habilidades
  • Desarrolla su autoconcepto, como la visión de sí mismo (autoimagen), la autoeficacia y autoestima
  • Desarrolla la creatividad y el pensamiento crítico
  • Trabaja desde la base del autoconocimiento y liderazgo personal
  • Aporta consciencia y responsabilidad en el propio aprendizaje, convirtiendo al alumno en  el protagonista
  • Ayuda a la adaptación al entorno y se trabaja aceptando la diversidad
  • Facilita la consecución de un resultado deseado trabajando con acciones concretas
  • Adquiere herramientas y recursos que podrá utilizar en otros ámbitos de su vida presente y futura
  • Potencia el deseo de superarse
Algunos beneficios para el mentor (docente, tutor, orientador, director):
  • Transforma el rol  a uno de mayor amplitud
  • Desarrolla competencias como la asertividad y habilidades como la escucha activa
  • Aporta herramientas como la formulación de preguntas o el feedback educativo
  • Desarrolla la empatía y la aceptación incondicional
  • Trabaja el propio autoconocimiento y la reflexión sobre la acción
  • Aporta ideas, regenera el conocimiento
  • Mejora del sentimiento de autoeficacia, la satisfacción personal y la motivación
  • Aporta una nueva forma de enseñar y aprender y de liderar y dirigir personas
  • Crea una relación de ayuda y colaboración entre las personas y los equipos

El mentoring tiene beneficios para toda la comunidad educativa, incluido el centro educativo, como organización, y las familias.

Beneficios para el centro educativo:
  • Potencia el desarrollo de todos los integrantes
  • Mejora el clima organizacional y la cohesión de los equipos
  • Facilita la transmisión de la cultura y el proyecto educativo
  • Crea una red de ayuda entre las personas y los equipos
  • Aumenta la implicación y el compromiso
  • Optimiza las experiencias, se comparten conocimientos y prácticas
  • Mejora los resultados académicos al tratarse de un modelo educativo de aprendizaje vivencial y experiencial, se aprende haciendo
Beneficios para las familias:
  • Produce cambios en la forma de sentir, pensar y comportarse que contribuyen a la mejora de las relaciones dentro de la familia
  • Favorece la colaboración entre las familias y el centro
  • Permite dar respuesta a las necesidades de una sociedad cada vez más diversa y plural
  • Genera nuevas formas de relacionarse y conversar
  • Involucra a las familias en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los alumnos

En la actualidad el Mentoring está muy poco presente en los centros educativos siendo un gran desconocido para los docentes y el resto de la comunidad educativa. Lo podríamos catalogar como una metodología de innovación educativa que pretende mejorar el proceso de Enseñanza- Aprendizaje. La forma de introducir el mentoring en la Educación puede realizarse de dos maneras:

 

1. A través de programas específicos, en los que se realizan procesos de mentoring diseñados y estructurados teniendo en cuenta el objetivo que se quiere conseguir.  Estamos hablando de programas que contengan, algunos de estos objetivos:

  • Apoyar a alumnos de nueva incorporación
  • Facilitar el cambio de ciclo o etapa educativa
  • Acelerar la adaptación de profesores noveles
  • Desarrollar las competencias de liderazgo de directores de centro
  • Mejorar la relación familia-escuela
  • Desarrollar competencias de mentoring para tutores y orientadores
  • Favorecer el tránsito del mundo educativo al laboral en alumnos de formación profesional o bachillerato
  • Reducir la tasa de abandono escolar
  • Prevenir el acoso escolar y favorecer la integración
  • Orientación vocacional para construir tu vocación y carrera académica y profesional
  • Potenciar el papel de la inspección en su rol de evaluación, asesoramiento y orientación

Los programas de mentoring funcionarán si cuentan con un buen diseño y evaluación de los resultados. Se estructuran en sesiones en las que se da una mediación consciente y deliberada para favorecer y acelerar los procesos de aprendizaje y cambio.

 

2. A través de la Incorporación de herramientas de la metodología en el desempeño de la labor de los docentes. El aprendizaje y puesta en práctica de estas herramientas persigue transformar a los docentes en docentes-mentores. Se enfoca en utilizar el mentoring para potenciar el desarrollo de los docentes y profesionales de la educación, centrándose en lo que llamamos la transformación del rol. Transformación porque no se trata sólo de que los docentes utilicen herramientas específicas de mentoring en el aula, se trata de que las interioricen e incorporen a su forma de hacer, de comunicarse y de actuar.
Un ejemplo de esta opción lo encontramos en el Programa Educación Responsable, en el cual se potencia esa nueva mirada de los docentes y los alumnos. Tanto las diferentes acciones que contempla como el rol de acompañamiento del equipo gestor del programa, potencian esa adquisición de herramientas y habilidades para generar ese cambio de rol en los docentes y los alumnos. Generando un encuentro que permita reflexionar y crecer juntos.

 

Así el esquema tradicional, donde el docente tiene un rol más directivo, se transformaría en un nuevo modelo en el que el profesor es más un mentor educativo, al acompañar al alumno en su aprendizaje. Y los centros se transformen en lugares donde el bienestar educativo esté garantizado a través de un ambiente de confianza que convierta al alumno en protagonista de su propio desarrollo académico, emocional y social.

Un mentor educativo da consejos, es un referente a seguir y modelo de actitud. Es empático y construye confianza mutua. Es facilitador en el proceso de aprender a aprender desde el autoconocimiento personal.

El mentoring es como un faro con el que todos nos podemos guiar. 

No queremos que nuestros alumnos sean en el futuro reyes de Ítaca, pero si queremos que sean capaces de afrontar con valentía y valores éticos, los retos  que se les presenten y que dispongan de recursos para vivir en bienestar tras el descubrimiento de su propósito o vocación. Con una actitud de aprendizaje continuo y mentalidad de crecimiento a lo largo de todo su ciclo vital.

En la consecución de este sueño contamos con una metodología, el mentoring que nos puede ayudar a que esto se haga realidad.

 

 

Ana Sanjuán, Carmen Vázquez de Prada y Teresa Molezún
Formadoras de Educación Responsable en Galicia
Socias de Catemo