Pasando del plástico con 4A

Nunca se sabe de dónde puede venir la inspiración. Alguna vez se me han ocurrido actividades nuevas mientras veía una serie, en la consulta del veterinario o viajando en metro. En este caso, la idea feliz tengo que agradecérsela a Instagram, al grupo de comunicación Sky y al programa de Escuelas Sostenibles de la Comunidad de Madrid.

A principios del curso pasado me hice un perfil en Instagram para trabajar con los chicos. En @belentheteacher cuelgo fichas de gramática inglesa, reposteo animaciones con vocabulario útil, doy bombo al trabajo de los alumnos, recuerdo los deberes y respondo dudas.

Trasteando por allí durante las vacaciones de Navidad me encontré con SkyOceanRescue, una iniciativa del grupo Sky para mejorar la salud de los océanos, y a través de ellos con el hashtag #passonplastic (=pasadelplástico). Gente de todo el mundo etiqueta así sus fotos para llamar la atención sobre botellas de agua, bolsas del súper o pajitas para beber, concienciar del peligro del plástico de un solo uso y proponer alternativas para reducir la basura innecesaria.

Mi centro, el IES Barrio Simancas, además de pertenecer a la Red de Centros Educación Responsable, participa en el programa de Escuelas Ambientales de la Comunidad de Madrid. El primer año el tema central fueron los residuos y el consumo responsable y durante este curso es el agua.

Al volver a clase en enero, 4A iba a empezar una nueva unidad con vocabulario relacionado con el medio ambiente. Y con todas esas cosas dándome vueltas en la cabeza se me ocurrió un pequeño proyecto que uniría los dos temas del Plan de Acción Ambiental, motivaría a los alumnos y trabajaría las competencias clave.

Lo primero fue pedir a los chicos que investigaran la etiqueta #passonplastic. Entre la curiosidad (¡deberes en Instagram!) y la facilidad (al fin y al cabo allí pasan gran parte de la tarde), ese día hizo los deberes un porcentaje de alumnos superior al habitual. Gracias a esa investigación, los alumnos enriquecieron el vocabulario que el libro proponía sobre estrategias para mejorar el medio ambiente. A expresiones como “install solar panels” o “use rechargeable batteries” se unieron “bring your own shopping bag”, “give up plastic cutlery” o “use a refillable water bottle”.

Esa tarde mis alumnos volvieron a la red social de las fotos, esta vez para buscar inspiración para la siguiente clase: yo les daría una plantilla similar a un post de Instagram y ellos tendrían que completarla con ideas sobre cómo y por qué dejar de usar tanto plástico. Podrían traer pinturas, papeles de colores o fotografías. Podrían dibujar, colorear o hacer collages. Podrían escribir más o menos, pero siempre en inglés y con el hashtag #passonplastic.

Los resultados fueron muy distintos según la personalidad, los intereses y hasta el nivel de inglés de cada alumno. Unos iban preparadísimos y otros prefirieron improvisar. Algunos fueron muy originales, otros recrearon publicaciones de otros usuarios de Instagram. Unos lo llenaron todo de colores mientras otros prefirieron el blanco y negro. Algunos escribieron un párrafo, otros poco más que el hashtag. Y con todos esos posts, tan distintos, montamos un mural, un Instragram analógico, y lo colgamos en la pared frente a Jefatura de Estudios. Allí lo han visto profes, padres, personal no docente y alumnos de todos los cursos.

4B se unió a nuestra iniciativa y en 4A están muy contentos de haber sido los pioneros. Además, que los de 4º se preocupen por el medio ambiente hace que a los de 1º les parezca guay cuidar el planeta.

Los chicos están tan orgullosos de su trabajo que alguno ha subido imágenes del mural a su cuenta de Instagram. Esto tiene mérito: mis alumnos utilizan mucho esa red social pero prácticamente ninguno pone cosas relacionadas con las clases.

¿Qué hemos conseguido? Usar la tecnología y las redes sociales no sólo para fines lúdicos, sino educativos. Investigar de forma individual y aportar conocimientos al grupo. Comunicarnos en inglés utilizando el vocabulario que hemos investigado y aprendido. Aprender sobre el mar, la contaminación y cómo mejorar el planeta. Expresar de forma creativa lo que hemos aprendido. Sentirnos orgullosos de nuestro trabajo y aumentar la autoestima.

Y replantearnos comportamientos aprendidos, porque por los pasillos del insti se ven ahora más bolsas de tela y más botellas de agua reutilizables. #PassOnPlastic.

 

Belén García Francoy

IES Barrio Simancas, Madrid