EDUCACIÓN VIAL INFANTIL, DE SUEÑO A REALIDAD

Policía Municipal de Madrid

 

Cuando nos propusieron contar nuestro proyecto nuestra mente retrocedió hasta el inicio. Recordamos el motivo que nos llevó a crear el Grupo de Educación Vial Infantil y qué queríamos conseguir para el futuro. Para nosotros, supuso un reto dada la complejidad que entraña enseñar y motivar a un alumnado de 4 y 5 años.

 

¿Por qué empezamos en Infantil?
¿Qué métodos utilizar para llegar a esta etapa?

 

 

Tenemos una meta y queremos compartirla con ustedes.

Siguiendo las noticias diarias de prensa, radio y tv, comprobamos que la tasa de accidentalidad infantil y la de víctimas de atropello iba en aumento. En ese momento nos propusimos llegar a los más pequeños de la casa, y a través de ellos a sus mayores. Nuestro propósito era hacer que los niños y niñas enseñen a sus mayores a hacerlo bien en el tráfico.

Por todo ello, nos pusimos manos a la obra para encontrar soluciones al problema. Debía ser de forma divertida. Dejamos volar nuestra imaginación y creamos adivinanzas, poemas, canciones, cuentos, obras de guiñol, trucos de magia… todo enfocado a despertar en la infancia la curiosidad y la atención.

 

 

¿No sería increíble que los peques consiguieran “educar” a sus mayores? A sus padres, abuelos, tíos, hermanos mayores, etc. Con este pequeño grano de arena, ¿estaremos colaborando en el descenso de accidentes y atropellos? Sinceramente creemos que la respuesta es SI.

¿Creen que ellos son demasiado pequeños para entender “esto del tráfico”? Nosotros estamos convencidos de que pueden hacerlo. Ustedes, como nosotros, son arquitectos del cambio. Pregúntense qué están dispuestos a hacer para conseguirlo.

¿Creen que lo pueden dejar para mañana?

Desgraciadamente cada minuto que pasa es tiempo perdido, tiempo desaprovechado, el cambio es posible y hay que hacerlo, y hacerlo ¡YA!

La educación vial forma parte de la educación reglada y la debemos impartir en los colegios desde la más temprana edad, siguiendo los criterios de transversalidad y continuidad. Como llevamos a cabo en Policía Municipal de Madrid, desde la Escuela Infantil hasta la Universidad. Solo así, dotando a nuestros pequeños de una educación rica en valores y respeto a las normas, podremos cambiar actitudes y pautas de comportamiento como peatones, viajeros y conductores del mañana. Debemos destacar la importancia de la educación vial, no solo como parte de la educación en valores, sino también como un objetivo propio en las diferentes etapas educativas.

Desde Policía Municipal de Madrid trabajamos en todos los estamentos y capas sociales, yendo a colegios públicos, concertados, privados, parques de educación vial, ludotecas, centros de menores, centros de mayores, centros hospitalarios, etc. Llegando incluso a ese sector tan difícil ¡las familias! A través de las asociaciones de vecinos.

 

 

Creemos firmemente en la educación vial como un tema transversal, que se puede trabajar junto con otros temas como la educación para la convivencia, solidaridad, educación ambiental y educación para la salud.

Esta es la forma de que esto funcione, las estadísticas así lo confirman.

Igualmente, también se cumplen con objetivos económicos, proporcionando beneficios a toda nuestra sociedad. Las víctimas de accidentes conllevan una serie de gastos que repercuten en toda la sociedad, a través de asistencia médica, gastos de medicación, de rehabilitación, de prótesis, indemnizaciones económicas por secuelas, por muerte, asistencia psicológica a familias, bajas laborales, etc.

En definitiva, la educación vial es la llave de la seguridad en nuestras vías y en nuestra futura sociedad. ¿No es lo que todos nosotros queremos? Para que nuestros jóvenes, y próximas generaciones, consigan estos objetivos debemos trabajar ¡ya!, ¡ahora! Invirtiendo en la infancia, sacando todo su potencial para llevar a cabo esta labor.

¡Ellos nos lo agradecerán! Educación vial para todos y todas. No tenemos tiempo que perder. Este proyecto está en marcha ¡pisen el acelerador del cambio!

Es lo que les pedimos desde este humilde grupo de trabajo.

 

Margarita Manso

Policía municipal